Ya lo dijo Cristian Castro: La vida es maravillosa cuando una tiene el azul.

Imagen

Estoy de vuelta, no pensé que tanta gente iba a entrar al blog inclusive sin actualizarlo durante bastante tiempo, visto y considerando eso, acá estoy nuevamente a pedido del público (?) 

La vida es una cagada, esto no es novedad, podría numerar la infinidad de situaciones horribles con las que tenemos que lidiar diariamente, desde las empanadas con pasas de uvas hasta la posible inmortalidad de Mirtha Legrand, encontramos cosas escalofriantes por doquier sin tener que hacer ningún esfuerzo.

Ahora… cuando una tiene el blue, el panorama cambia DRÁSTICAMENTE:

La vida es mágica, bella, maravillosa, prístina. PERFECTA.

Para los jugadores de League of Legends no es ninguna noticia que tener el buffo blue es la sensación más gratificante del mundo, pero para los que nunca jugaron se los explico resumidamente, es un efecto temporal del juego que te da muchísima ventaja con respecto a los jugadores que no lo tienen; podés utilizar tus “poderes” con más frecuencia y se regenera la “energía” (maná) necesaria poder hacerlo. PRECIOSO.

¡¿Por qué carajo en la vida real no hay tal cosa como el blue buff?!

Que de repente podamos matar a un golem ancestral y que durante 3 minutos un par de horas, las cosas nos resulten increíblemente fáciles y gratificantes. Que la vecina chusma del 3º te salude brevemente, sin tenerte media hora hablando sobre lo caro que está el pan, pese a que el gobierno en teoría reguló el precio. Que tu madre se acuerde por una puta vez que odiás la cebolla y que no importa qué tan chiquitita la corte o cuan condimentada esté la comida, podés detectar ese apestoso sabor a kilómetros de distancia. Que tu novia salga de shopping con sus amigas en lugar de arrastrarte a vos, y pague con su propio sueldo y no con tu tarjeta de crédito. Que tu chico te devuelva la sesión de oral sin tener ni siquiera que insinuarlo. Que tu hermana deje de robarte las medias porque la muy pajera no puso a lavar las suyas y no tiene un puto par limpio. Que el correo no pierda las cartas o te haga ir a buscar las encomiendas a la loma del orto porque el pelotudo del cartero no quiso dejárselas a la empleada (por miedo a que se la afane, seguro). Que tu suegra ni piense en esbozar una sonrisa de triunfo cuando tu marido come sus milanesas con una cara orgásmica, o mejor, ¡QUE TUS MILANESAS SEAN MÁS RICAS QUE LAS DE ELLA!

Sí, son boludeces, pero tienen que admitirlo, sería utópicamente sublime que eso pasara.

Así que ya saben, busquenle el lado blue a la vida, y por sobre todas las cosas, mi queridos junglas y mids, si su amada support les pide el azul cada tanto, no sean soretes y háganla feliz durante unos tres minutitos que ella sabrá recompensarlos curándolos y defendiéndolos sin descanso.

P.D: Un saludo muy especial a Fer que no sólo me da el azul cada vez que puede y sin tener que pedírselo, sino que con sus charlas me pone en estado blue en la vida real 🙂

Anuncios