Ahora que ya no estoy enamorada de vos me di cuenta cuánto te quiero.

No muchas personas conocen la diferencia entre amar y estar enamorado, de hecho la mayoría piensa que no existe tal diferencia. Psicológicamente hablando son dos cosas MUY distintas.

La etapa del enamoramiento se caracteriza por la idealización, encontrás a alguien con quien compartís gustos, los dos odian el reaggetón, ambos son fanáticos de Woody Allen, siguen las mismas series, ¡hasta su gusto de helado favorito es el mismo! Mágico, faltan duendes y hadas acompañándolos en cada uno de sus paseos.

Los detalles como por ejemplo que los pedos de él huelen como si se hubiera comido un canapé de muerto y no le importa soltarlos así estén en el estreno a sala llena de la nueva de Superman, o que ella trata como el culo a todos los mozos cuando van a comer “porque son la servidumbre, se tienen que ubicar” ¡Paráaaa Reina de Inglaterra, fijate que tenés un whatsapp de tu vieja recordándote que cuando vuelvas te toca limpiar el baño! Y como esas, miles, son esos pequeñas cosas que parecen inexistentes ante la ceguera emocional también conocida como “enamoramiento”, tranquilos, psicólogos afirman que es una etapa que dura entre tres y seis meses.

¿Qué pasa después?

Bueno, depende, una vez que la niebla de corazones, arcoíris y unicornios se disipa nos encontramos con la persona tal cuál es, con todas esas cosas maravillosas que ya conocíamos pero también con sus defectos, pueden ocurrir varias cosas, las dos más comunes son: huír despavoridos ante tal descubrimiento o, como me pasó a mí en este caso, darte cuenta que amás completamente a esa persona, aunque finalmente no tengas una relación de pareja y terminen siendo amigos.

En mi caso es un amor que va más allá de las etiquetas o la química sexual, es la sensación de que quiero que esa persona nunca se vaya de mi vida, la alegría de despertarme todos los días y saber que cuento con su amistad, preocuparme cuando está triste o enojado, alegrarme cuando lo veo feliz, interesarme por sus proyectos, en fin, sentimientos genuinos que te llevan a querer que sea tu carry para siempre esté en tu vida para siempre…