Twitter como prolongación del colegio secundario.

Peligro en redes sociales

Estoy totalmente convencida de que Twitter lo creó un ser diabólico y perverso, sino no se explica que sea una forma instantánea de volver al secundario.

En la vida cotidiana tendemos a dividir las cosas antagónicas en dos grupo: blanco o negro, River o Boca, cielo e infierno, heterosexuales y Ricardo Fort; en la red social del pajarito pasa lo mismo: Los “tuitstars” y los “pocosfollowers“.

Dentro de los “tuitstars” hay a su vez dos subgrupitos; están los “famosos de la vida real” que instantáneamente pasan a ser tuitstars, aún si escriben una vez por mes y contando las cosas más estúpidas que te puedas llegar a imaginar, por la línea de: “Mi caniche toy púrpura (?) acaba de dormirse en mi regazo, ¡miren qué ternura! AWWWW” RT instantáneo de quinchicientos seguidores. Increíble pero esperable, después de todo, Tinelli hace más de una década que es el “Rey indiscutible de la televisión argentina”. Un espanto por donde lo mires.

Después tenemos a los “tuitstars de la calle” que básicamente son los mismos boludos “populares” del secundario, que se creen LO MÁS sólo por decir mil pelotudeces ingeniosas al día; tal vez te hablan igual sobre su caniche toy púrpura, pero con una necesidad imperiosa de sonar sarcásticos, ácidos, inclusive ofensivos, y si lo que dicen puede hacer referencia a estar en contra del sistema ¡mejor todavía! porque claro, la mejor forma de rebelarse es usar el medio de comunicación más masivo de la era globalizada. NOTA IMPORTANTE: Es imprescindible decir que no cogés nunca y que tu vida es una mierda, sino jamás serás un “tuitstar”. Si entendiste todos los pasos y no tenés problema en vender el cerebro a cambio de que te sigan infinidad de perfectos desconocidos tenés el ÉXITO ASEGURADO.

Lo peor de todo es que en el secundario no entendías por qué se ganaron la aprobación de todos (¡los profesores incluídos!) sólo por hacer quilombo y boludeces random sin descanso, pero interiormente decías “ya está, acá la vas a romper y te creés Dios por llevarte a marzo hasta el recreo pero EN LA VIDA REAL te voy a ver laburando en un McDonalds mientras yo voy a ser CEO de Unilever (?)“. ¿Qué logró Twitter? ¡QUE ESA GENTE SIGUA SIENDO “LO MÁS”! ¿Quéeeeeeeeeee? Sí, aunque no lo puedas creer, esos “boludos carismáticos” hoy no laburan en Arcos Dorados, ¡son “community managers” y te garantizo que cobran al menos tres veces más de lo que ganás vos! Señoras y señores, ni siquiera tengo idea cuál vendría a ser la función real de su puesto, pero me suena igual de absurdo que “Subsecretario de patrimonio de espacios urbanos”, o sea, un flaco que cobra el sueldo por tener a su cargo los bancos de las plazas. Ponele.

Ojalá esa fuera la única comparación posible que puedo hacer entre Twitter y el colegio secundario, pero no, para no perder viejas costumbres los tuitstars tienen la hermosa tendencia de: a) Ignorar cualquier interacción que un mortal pocosfollowers intente tener con él ó b) Burlarse de él por su condición de marginado virtual.

Sobre los “pocosfollowers” la verdad que no hay mucho para decir, soy yo, sos vos, somos esa gente que por más que subamos la foto tierna del perro sobre nuestra falda a nadie le importa en lo más mínimo. Las cosas que nos parecen importantes de compartir son las que tal vez puedan hacer un aporte a la cultura popular; dentro de la línea de lo superficial tal vez recomendamos algún profesional o producto, pero claro, a ninguno de nuestros 250 seguidores les importa en absoluto lo que tengamos para decir (además es obvio al menos 100 de esos 250 son empresas de las cuáles somos clientes).

Dicho todo esto, conociendo a un número importante de tuitstars en la vida real, sabiendo la ansiedad que soportaron para llegar a ese “status social-virtual” y habiendo visto qué es lo que reza la letra chiquita del contrato que firmaron con el mismísimo Belcebú, ¡no entiendo cómo es que la mayoría de los pocosfollowers se desviven por dejar de serlo, y mientras más duro lo intentan más rápido llegan los unfollows!, lo siento mucho chicos pero les tengo una mala noticia, seguimos siendo los “outsiders” y probablemente esto no vaya a cambiar en breve. Tal vez deberíamos alegrarnos porque desde el punto de vista de la lógica pienso que estar todo el día enfocando todas tus energías para entretener a completos extraños es exuberantemente ridículo.

Anuncios

2 pensamientos en “Twitter como prolongación del colegio secundario.

  1. Personalmente creo que el Tuitstar fue el perdedor en la escuela secundaria. Los populares no sienten la necesidad de levantarse el autoestima así, creo.
    Igual me gustó mucho el artículo.

    • Mi relato está basado en los “populares del secundario argentino” no en lo que muestra Glee, porristas anoréxicas y jugadores de fútbol con abdominales como una tabla de chocolate ¡ACÁ JUGÁBAMOS AL QUEMADO! ¿Entendés? ¡QUE-MA-DO! Un horror.
      El “popular” en la escuela secundaria argentina es el más perdedor de los perdedores.
      Seamos sinceros, eran flacos/minas a los que no les daban nada de bola en la casa, probablemente el padre dejó a la madre por una pendeja apenas más grande que su hijo mayor (¡con suerte!) y tenían una necesidad tal de llamar la atención que se la pasaban diciendo boludeces, obviamente se llevaban hasta el recreo, porque ser boludo en la secundaria es una tarea de tiempo completo. Por eso es tan absolutamente incoherente que hayan sido tan “admirados”, probablemente las minas tenían buenas tetas y los flacos el chiste fácil.
      Me queda la sensación de que como no aprendieron a ser seres humanos “productivos” en esa etapa de su vida, pasados los 25 encuentran la misma aprobación reproduciendo su repertorio de imbecilidades en Twitter.
      El perdedor perdedor, el nerd, el traga del colegio secundario si se convierte en Tuitstar, es de los que vale la pena leer por ejemplo @JuanFaerman (no sigo muchos, pero de los que sigo es el primero que se me ocurre).
      Saludos y gracias por pasarte 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s